domingo, 2 de octubre de 2016

CODIGO ENIGMA

El código Enigma (Hispanoamérica) Descifrando Enigma (España)
Ficha técnica
Dirección Morten Tyldum
Producción Nora Grossman Ido Ostrowsky Teddy Schwarzman
Guion Graham Moore
Basada en Alan Turing: The Enigma por Andrew Hodges
Música Alexandre Desplat1
Fotografía Óscar Faura
Montaje William Goldenberg
Protagonistas Benedict Cumberbatch Keira Knightley Matthew Goode Mark Strong Charles Dance Allen Leech Matthew Beard Rory Kinnear

El protagonista de “El Código Enigma”, Alan Turing (interpretado por el magnífico Benedict Cumberbatch), es un personaje extremadamente interesante pues a través de su experiencia de vida recordamos muchas de las cosas que estuvieron (y en muchas partes, siguen estando) mal con nuestra sociedad. O bueno, al menos con la sociedad occidental, una sociedad en donde lo diferente, lo “raro” es marginalizado y atacado. En el caso de la película, me refiero tanto al personaje en sí como a su forma de pensar, sus ideas y, más importante, su máxima invención. Son este tipo de temas, tratados con sutileza y elegancia, lo que hacen que El Código Enigma, a pesar de ser imperfecta, sea tan efectiva. El Código Enigma comienza como una película de intriga: la historia de cómo el código de los nazis fue roto y de cómo Turing logró vencer todos los obstáculos que se le atravesaron en el camino. Pero ese no es necesariamente el objetivo del filme. Sí, es una aspecto importante de la historia que se quiere contar, pero el verdadero foco de “El Código Enigma” es Turing como persona, por lo que se concentra más en la manera que este piensa, en cómo fue discriminado por ser homosexual (bullying cuando era adolescente, un arresto totalmente injusto en los años 50) y cómo su soledad hizo que finalmente se rindiera ante la vida. Se trata de un fascinante estudio de un personaje complejo e interesante, alguien que usó su genio para el bien pero que lamentablemente, y por muchas injusticias, no fue reconocido hasta muchos años después. Y es precisamente por este enfoque la película no ahonda demasiado en cómo fue creada la máquina de Turing. Hay escenas de construcción y de desarrollo de fórmulas y de análisis de códigos, eso es cierto, pero el filme jamás se pone demasiado técnico. Me imagino que explicar de manera demasiado detallada cómo fue que Turing desarrolló la máquina y cómo esta fue construida, presentándonos con problemas matemáticos o de ingeniería, hubiese alienado a muchas personas (incluyéndome a mí), por lo que agradezco que se enfoque mejor en las relaciones interpersonales entre los miembros del equipo y el drama interno de Turing. Sólo con saber que la máquina, llamada “Christopher”, fue la antecesora de las computadoras modernas y que había que resolver muchos problemas para hacer que funcione, me basta y sobra.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario